Actualidad

10.000 voluntarios para una sociedad mejor: retrato de la solidaridad en España

  • 18/04/2018

España es un país solidario. Lo demuestra cuando decide volcarse en ayudar a quienes han sufrido una catástrofe humanitaria: el terremoto de Haití, el tsunami del sudeste asiático… Aportamos nuestro granito de arena, la mayoría de las veces de manera económica y, a veces, de forma compulsiva. Pero lejos del foco más mediático, en la sociedad hay quienes dedican su tiempo libre todo el año a diferentes causas, sociales o medioambientales. No se les ve, pero nos cruzamos con ellos todos los días. ¿Quiénes son? ¿Donde viven? ¿Cuántos años tienen? Aquí está la radiografía del voluntariado en España.

Más mujeres que hombres

Para medir el índice de actividad solidaria en nuestro país, primero tenemos que hacer un dibujo general de la situación. El informe ‘La acción voluntaria: solidaridad y juventud en España‘, elaborado por la Plataforma del Voluntariado en España, empieza distinguiendo entre las personas que colaboran económicamente con ONG, las que hacen un voluntariado activo, las que combinan ambas acciones y las que no colaboran de ninguna manera.

El 32,6% de la población española colabora económicamente con organizaciones no gubernamentales, pero si hablamos de voluntariado directo, la cifra baja. En España se reduce al 9,3%, unos 3,7 millones de españoles.

Por zonas geográficas, el contexto está medianamente diversificado. Galiciase encuentra a la cabeza, con un 14,7% de voluntariado, seguida por Andalucía, con el 11,7%. Las diferencias las podemos observar al analizar el tipo de colaboración: mientras la económica está en las zonas centro, noreste y Canarias, el voluntariado está más focalizado en las zonas norte, noroeste y sur.

Centrándonos exclusivamente en el voluntariado, como ocurre en el conjunto de la población, hay más mujeres (54,4%) que hombres (45,6%). El índice de voluntariado de las mujeres es del 9,9% y el de los hombres, del 8,7%.

En función de la edad, la relación es inversa: a mayor edad, menos voluntariado. El corte se produce a partir de los 45 años, cuando desciende el índice en relación a la media. El mayor porcentaje de personas voluntarias sigue dándose en el tramo de 14-24 años, un dato que se interpreta como positivo porque asegura el relevo generacional.

La edad también influye en el tipo de voluntariado, y en este sentido también se establecen ciertas brechas generacionales. El voluntariado social es el mayoritario en cualquier grupo de edad, pero otros como el ambiental, el educativo o el deportivo pueden variar en función de los intereses de cada generación.

Atendiendo a la situación laboral de cada persona, destaca el porcentaje de estudiantes que son voluntarios o voluntarias, muy por encima de la media. Además, este índice coincide con el alto porcentaje de personas sin roles de sustentadores en el hogar, que se presupone que son, sobre todo, hijos e hijas.

Fuente: El Confidencial