Ámbito de actuación

imagotipo

El Patrimonio está constituido por un conjunto de bienes y de valores que pueden ser tanto de índole NATURAL (independientes de la intervención humana) como CULTURAL (creados por la intervención humana) y que suponen diversos beneficios para la sociedad: económicos, culturales, espirituales o identitarios. La combinación de ambos aspectos, da lugar al patrimonio MIXTO, localizado prácticamente en su totalidad en el medio rural y por ello, mas proclive a encontrarse desamparado. Es en este campo en el que DIFUNDE centrará su actividad, potenciando la integración territorial y el desarrollo socio económico a costa de despertar la curiosidad de la sociedad urbanita y reavivar el concepto de viajero frente al de turista. 

Acín de la Garcipollera (Huesca, España)
Acín de la Garcipollera (Huesca, España)

En palabras de la UNESCO, el concepto de PATRIMONIO queda definido de la siguiente manera:

“PATRIMONIO es el territorio que ocupa un país, su flora, fauna y todas las creaciones y expresiones de las personas que lo han habitado: sus instituciones sociales, legales y religiosas; su lenguaje y su cultura material desde las épocas históricas más antiguas. El Patrimonio comprende los bienes tangibles e intangibles heredados de los antepasados; el ambiente donde vive; los campos ciudades y pueblos; las tradiciones y creencias que se comparten; los valores y religiosidad; la forma de ver el mundo y adaptarse a él. El Patrimonio natural y cultural constituye la fuente insustituible de inspiración y de identidad de una nación, pues es la herencia de lo que ella fue, el sustrato de lo que es y el fundamento del mañana que aspira a legar a sus hijos”

El patrimonio natural y cultural europeo no es sólo un legado del pasado, es también un recurso imprescindible de futuro, dado su incuestionable valor educativo y social, su considerable potencial económico y su importante dimensión en cooperación internacional. La mayor parte del patrimonio natural y cultural se localiza en el ÁMBITO RURAL, caracterizado, por un lado, por la integración absoluta entre lo natural, lo histórico y lo artístico y por otro por declive económico que obliga a sus habitantes a emigrar a las ciudades y al extranjero, empobreciendo aún más la zona, acusando más duramente el desempleo y la exclusión social y derivando todo ello en el abandono del Patrimonio por falta de recursos económicos e iniciativa para su conservación y mantenimiento de usos.

Preocupada por este histórico y progresivo proceso de involución socioeconómica, la Unión Europea ha declarado el presente 2018 como Año Europeo del Patrimonio con el objeto de:

  • FOMENTAR el intercambio y la valoración del patrimonio natural y cultural de Europa como un recurso compartido,
  • SENSIBILIZAR acerca de la historia y los valores comunes y
  • REFORZAR un sentimiento de pertenencia a un espacio común europeo.

Se busca con ello promover un mayor acceso al diverso patrimonio existente, reforzando el diálogo intercultural y una mejor comprensión y apreciación, especialmente entre los jóvenes, ayudando a consolidar el sentimiento de pertenencia a una comunidad global buscando su conversión en un activo de turismo y revitalización socioeconómica.

El concepto de PATRIMONIO es subjetivo y dinámico y no depende de los objetos o bienes sino de los valores que la sociedad en general les atribuye en cada momento de la historia y que son los que determinan qué bienes son los que hay que proteger y conservar para la posteridad. De esta forma, el Patrimonio, cuenta con una larga y compleja evolución ligada a ideologías, escuelas, movimientos e ideas políticas que hallaron en el Patrimonio una fuente de inspiración, de memoria, de legado y también de rechazo.

Ruinas históricas de Belchite (Zaragoza, España)
Ruinas históricas de Belchite (Zaragoza, España)
Ruinas del Alcazar de Toledo tras Guerra Civil (Toledo, España)
Ruinas del Alcazar de Toledo tras Guerra Civil (Toledo, España)

La definición de Patrimonio tiene sus orígenes en el Renacimiento cuando se buscaba recuperar el mundo grecolatino. Durante la Ilustración renace esta preocupación y se suma al concepto de legado común bajo los principios de la Revolución Francesa. Sin embargo, es a partir del siglo XIX, con el despertar del interés por la Edad Media y la destrucción de monumentos como consecuencia de los distintos conflictos bélicos y políticos, cuando, desde las instituciones, se acomete la recuperación de los mismos, bajo los principios del romanticismo y la toma de conciencia política de las burguesías nacionales.

El actual concepto de Patrimonio, se establece a partir del siglo XX basándose en tres principios: el establecimiento de mecanismos de conservación; su valoración basada no solo en criterios estéticos o históricos sino por ser un reflejo de la cultura; y finalmente, la consideración de estos bienes como herencia y propiedad de un pueblo, es decir, un legado común, debiendo ser protegido más allá de sus fronteras político-administrativas. No obstante, los avances se vieron paralizados en Europa por el inicio de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y en España por la Guerra Civil (1936-1939).

No sería hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, cuando se funda la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), como organismo especializado de NACIONES UNIDAS, con sede en París, en respuesta a la necesidad de crear un órgano exclusivo que vele por la conservación y la protección del Patrimonio universal.

Sede central de la UNESCO (París, Francia)
Sede central de la UNESCO (París, Francia)

Pocos años después, en 1949, se funda en Europa el CONSEJO DE EUROPA, con sede en la ciudad francesa de Estrasburgo, cuyo objetivo común era promover la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho, valorando el Patrimonio cultural como un instrumento de hermanamiento político entre los países miembros., El Consejo de Europa carece de poderes ejecutivos, y no ha participado en el proceso de constitución de la Unión europea, pero está dotado de una enorme influencia moral y es un organismo fundamental en los procesos de democratización e integración de las sociedades europeas cuyas políticas viene orientando desde su creación.

Sede central del Consejo de Europa (Estrasburgo, Francia)
Sede central del Consejo de Europa (Estrasburgo, Francia)

La evolución de la vida social y económica y el rápido crecimiento urbano durante la etapa del desarrollismo (1950-1970), constituyó un empobrecimiento nefasto del Patrimonio natural y cultural de todos los pueblos del mundo. Ante la amplitud y la gravedad de su alteración y destrucción y ya que la protección del Patrimonio a escala nacional es, en muchos casos incompleta, dada la magnitud de los medios que requiere y la insuficiencia de los recursos económicos, científicos y técnicos del país en cuyo territorio se encuentra el bien que ha de ser protegido, incumbe a la colectividad internacional participar en la protección del mismo, complementando eficazmente la acción del Estado interesado.

Palacio de Ripalda desaparecida (Valencia, España)
Palacio de Ripalda desaparecida (Valencia, España)
Torre Ripalda que reemplazo al Palacio en los años 60 (Valencia, España)
Torre Ripalda que reemplazo al Palacio en los años 60 (Valencia, España)

Será en 1972, con la CONVENCIÓN PARA LA PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO MUNDIAL CULTURAL Y NATURAL de la UNESCO cuando se establezcan los criterios de gestión e intervención en el Patrimonio que hoy en día siguen actualizándose y siendo un referente ineludible para el rescate, conservación y salvaguarda del Patrimonio mundial.

Esta Convención ha sido ratificada hasta ahora por 192 Estados Parte, entre ellos España, y 10 Miembros Asociados, y su aplicación contempla la designación de sitios por su valor cultural, natural y mixto. Los Estados Parte de la Convención se comprometen a IDENTIFICAR, PROTEGER, CONSERVAR, REHABILITAR Y TRANSMITIR a las generaciones futuras el Patrimonio cultural y natural situado en su territorio además de reconocer al mismo un valor universal en cuya protección la comunidad internacional tiene el deber de cooperar. Los Estados Parte realizaran los inventarios nacionales e incluirán la protección del Patrimonio natural y cultural y en los programas regionales de planificación, TOMANDO MEDIDAS QUE ATRIBUYAN UNA FUNCIÓN A ESE PATRIMONIO EN LA VIDA COTIDIANA y asegurando que todo Bien inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial, situado en su territorio, tenga una protección jurídica o un sistema de gestión idóneo en el ámbito local regional y nacional para su conservación. Actualmente la Lista de Patrimonio Mundial contiene 1073 Bienes inscritos, de los cuales 832 son culturales, 206 naturales y 35 mixtos. España es, con 44 bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial, el segundo Estado, después de Italia, en número de bienes declarados.

En España, la Constitución de 1978 incorporó como obligación del Estado la protección del Patrimonio, transfiriendo las competencias a las Comunidades Autónomas, que debían gestionar su Patrimonio de acuerdo a su contexto legal y sociocultural. Con la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, el concepto de Patrimonio adquiere un sentido más amplio, extendiéndose al patrimonio etnográfico, industrial, arqueológico, arquitectónico entre otros.